De camino a Madrid a las XXXVII Jornadas de ACTUALIDAD CANÓNICA #MatrimonioCanónico #Eclesiástico #Canónico #NulidadMatrimonial

https://flic.kr/p/TNBTev

IMPEDIMENTO MATRIMONIAL POR PARENTESCO

El ius connubii o derecho a contraer matrimonio, es un derecho fundamental de la persona humana, reconocida tanto en el Código de Derecho Canónico (canon 1055), como en la Constitución Española (art.32). Ahora bien, existen ciertas limitaciones, entre ellas los impedimentos de parentesco.

Según el artículo 47 del Código Civil, no pueden casarse los parientes por línea recta por consanguinidad o adopción; es decir, no puede haber matrimonio entre padres, e hijos o éstos con sus respectivos abuelos, lo sean por naturaleza o adopción. El mismo artículo prevé que tampoco puedan casarse los parientes colaterales por consanguinidad hasta el tercer grado (tíos-sobrinos). Así un tío y una sobrina (tercer grado de consanguinidad) no podrían casarse, pero sí podrían hacerlo civilmente sin problema dos primos hermanos (cuarto grado de consanguinidad). Pese a ello, está previsto que tío y sobrina, o tía y sobrino, puedan solicitar al Juez dispensa (autorización) para casarse civilmente a través de un procedimiento de jurisdicción voluntaria, siempre que haya justa causa.

En el caso de casarse por la Iglesia, debe tenerse en cuenta que el Código Canónico especifica en el el c.1091 que el matrimonio es nulo hasta el cuarto grado en línea colateral inclusive (primos hermanos). Si bien nunca se otorgará dispensa del impedimento de consanguinidad en línea recta (abuelos-padres-hijos), ni en segundo grado de línea colateral (hermanos); se puede solicitar dispensa del impedimento para contraer matrimonio al Ordinario del lugar (c.134) a partir del tercer grado colateral (tíos-sobrinos) (canon 1078.3).

De este modo, para la celebración de un matrimonio canónico entre primos hermanos o entre tío/a y sobrina/o debería primero pedir autorización previa al Obispo.

impedimento-parentesco

 

LA PRESTACIÓN COMPENSATORIA SE EXTINGUE POR NOVIAZGO

La prestación compensatoria es aquella pensión a la que tiene derecho el cónyuge (que no pareja de hecho) cuya situación económica resulta más perjudicada como consecuencia de la ruptura del matrimonio.mans-juntes-article-extincion-pension-por-noviazgo

Tanto la regulación estatal (artículo 101 CC), como la catalana
(artículo 233-19 CCCat), prevén como causa de extinción de la prestación compensatoria, el matrimonio del acreedor de la pensión o la convivencia marital del mismo con una tercera persona.

 

Respecto al concepto jurídico indeterminado de “convivencia marital” que recoge la legislación, existían en la jurisprudencia dos posturas; los que abogaban por considerar que cualquier tipo de convivencia estable de pareja lleva a la extinción de la prestación, y los que definían “convivencia marital” como modo de vida en común que evidencia o exterioriza un proyecto compartido. Tal y como estableció la Sentencia de la Audiencia Provincial de Valladolid de 31 de mayo de 2010, “(…) una relación de amistad íntima incluso con mantenimiento de relaciones sexuales y de cierta duración no puede ser calificada de marital si no va acompañada de ese detalle calificador de tener un proyecto común de presente y de futuro (…); el percibir una pensión compensatoria no le obliga (al acreedor) a realizar una vida de aislamiento social…”.

Pues bien, el 8 de febrero de 2017, el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Cádiz ha dictado una Sentencia por la que extingue el derecho a la prestación compensatoria del acreedor por mero noviazgo. La argumentación de dicho Juzgado se basa en la tesis de la Sentencia 42/2012 del Tribunal Supremo, de 9 de febrero de 2012, que explicaba que para poder definir con exactitud el concepto de “convivencia marital”, se debía partir de dos cánones interpretativos: el de la finalidad de la norma y el de la realidad social del tiempo en que la norma debe ser aplicada:

“(…) De acuerdo con el primero, la razón por la que se introdujo esta causa de extinción de la pensión compensatoria fue la de evitar que se ocultaran auténticas situaciones de convivencia con carácter de estabilidad, más o menos prolongadas, no formalizadas como matrimonio, precisamente para impedir la pérdida de la pensión compensatoria, ya que se preveía inicialmente solo como causa de pérdida el nuevo matrimonio del cónyuge acreedor.

Utilizando el segundo canon interpretativo, es decir, el relativo a la realidad social del tiempo en que la norma debe aplicarse, debe señalarse asimismo que la calificación de la expresión “vida marital con otra persona” puede hacerse desde dos puntos de vista distintos: uno, desde el subjetivo, que se materializa en el hecho de que los miembros de la nueva pareja asumen un compromiso serio y duradero, basado en la fidelidad, con ausencia de forma; otro, el elemento objetivo, basado en la convivencia estable.

En general, se sostiene que se produce esta convivencia cuando los sujetos viven como cónyuges, es decir, more uxorio, y ello produce una creencia generalizada sobre el carácter de sus relaciones.

Los dos sistemas de aproximación a la naturaleza de lo que el Código denomina “vida marital” son complementarios, no se excluyen y el carácter no indisoluble del matrimonio en la actualidad no permite un acercamiento entre las dos instituciones sobre la base de criterios puramente objetivos distintos de la existencia de forma, porque es matrimonio el que se ha prolongado durante un mes siempre que haya habido forma y es convivencia marital la que ha durado treinta años, pero sin que haya concurrido la forma del matrimonio. (…)”

Con base en la anterior explicación, el Tribunal Supremo extinguía una prestación compensatoria porque, si bien no existía una convivencia continuada bajo el mismo techo, se habían producido continuas visitas de uno en el domicilio del otro y encuentros de manera pública, y por tanto las relaciones tuvieron carácter de permanencia.

El Juzgado de Primera Instancia de Cádiz, apoyándose en la doctrina antedicha, ha aplicado la interpretación de “convivencia marital” más actualizada, sorprendiendo así a la contradictoria Jurisprudencia que existía hasta el momento.